LIJ en situación de discapacidad

Publicado por

La literatura infantil y juvenil ha tenido paulinamente un visibilización y realce, reconociéndose su aporte al mundo cultural y literario como un género desde el que surgen formatos, temáticas y públicos nuevos para la escena literaria tradicional o canónica. De igual forma es de suma importancia considerar que es un género dinámico, aun en expansión lo que le otorga una potencialidad muchas veces impensada o no considerada producto de la reflexión naciente y breve (aunque no menos reveladora) en torno a los factores que la constituyen.

Reconocer y fomentar un vínculo entre libro-álbum y libro-braille resulta de vital importancia considerando la necesidad de producir una literatura infantil y juvenil inclusiva ya no solo como idea (y/o una buena intención) sino como praxis seria y permanente en nuestra sociedad.

Si analizamos rápidamente el panorama de la literatura infantil y juvenil nos damos cuenta de que no se reflexiona sobre la producción de libros para niños con discapacidad visual. Vemos, además que hay una especie de omisión por parte de industria quien, en su mayoría, no genera libros de este tipo y también una escasa reflexión por parte de escritores y académicos sobre esta situación.

Ciertamente no se desconocen las pequeñas iniciativas que buscan generar libros en braille que surgen de distintos campos del saber, sobre todos los vinculados al área de la discapacidad y educación diferencial pero resulta insuficiente cuando los insumos que podrían apoyar el desarrollo personal y social de las personas ciegas son escasos o unidireccionales.

Así se plantea la pregunta sobre si existe la posibilidad de generar libros infantiles (libros táctiles, ilustrados o libros albúmenes) en braille que satisfagan las condiciones de un libro de este tipo a la vez que sean comprensibles para el niño ciego apelando y potenciando su inteligencia táctil basada en el desarrollo de la percepción háptica.

La respuesta a esta interrogante nos lleva a pensar sobre la producción y edición de libros inclusivos en el campo de la literatura infantil: cómo se vinculan estos campos, qué importancia tiene la lectura en braille y de imágenes táctiles, qué experiencias editoriales existen, etc.

Si bien desde el mundo literario y editorial la producción de libros braille ha sido escasa y parcelada (cada área intenta traducir al braille o a signografias cierta información esencial a su campo del saber) comienzan a surgir experiencias que buscan conjugar estos avances y generar soportes (libros) que satisfagan la necesidad que el niño y el adulto ciego lector poseen. Que satisfagan, también, la gran necesidad de poder acceder a bienes culturales escriturales y pictóricos que contribuyan a su experiencia estética haciéndolos parte del ámbito cultural.

En un intento por fijar un mapa, un rastro de estas experiencias se describirán trabajos que comienzan a surgir y pretende abrir el mundo editorial hacia la producción de libros infantiles en braille. Trabajos que muestran un desarrollo del texto e imagen, que ejemplifican esta idea sobre la capacidad del libro infantil (debido a sus características multimodales y materiales) de transformarse en un soporte propicio, por sus propias condiciones, para la inclusión de los niños ciegos en el ámbito de la lectura y más aún de la lectura multimedial en la actualidad.

Experiencias editoriales en braille

Una editorial en Francia llamada Les doigts qui revent (Los dedos que sueñan) se dedica exclusivamente a la edición de libros albúmenes táctiles. Su fundador es Philippe Claudet quien en 1993 comenzó a generar material de este tipo para poder desarrollar sus clases a niños ciegos. Trabajan a escala de una editorial mediada, generando de manera artesanal y con materiales reciclables, pero tecnificada, estos libros.

Figura 1. Les petit chemins

FIGURA 1

Observamos, a través de la fotografía, como los diferentes elementos del libro permiten descubrir la historia. Se observa el texto en tinta y luego en braille, la disposición espacial del dibujo que va desde el margen izquierdo al derecho en forma oscilante y zigzagueante, incluso, atraviesa hacia la otra página y se puede apreciar las diferentes texturas que componen estos pequeños caminos.  Vemos como conviven texto escrito, texto braille, la ilustración que hace referencia a los distintos caminos que pueden existir (literales y simbólicos) no solo desde el punto de vista de del dibujo sino desde su textura.

En Latinoamérica, específicamente en Argentina, encontramos tres experiencias importantes de producción de libros en braille para niños. Una de ellas es la editorial Tela papel y madera, que surge, en 2001, a partir de una necesidad familiar y se expande hasta llegar a la producción de libros táctiles propicios para los lectores que aún no decodifican el código pero que requieren de un acceso y estímulo de la percepción táctil. A continuación, se puede observar la fotografía de uno de sus libros táctiles, confeccionados en tela y en cuya portada encontramos una serie de figuras geométricas simples en relieve que varían en su textura (blando-duro).

Figura 2. Leyenda del arcoíris

FIGURA 3

Otra experiencia es la llevada acabo por la editorial Sitio Erizo quienes se dedican a desarrollar libros tematicos, diseñados por artistas y combinando registros. Como ellos mismos señalan se dedican:

a la creación y edición de libros ilustrados para la población vidente y no vidente, elaborados específicamente por artistas y escritores contemporáneos.
Son libros originales e innovadores que se caracterizan fundamentalmente por la impresión en tinta y en relieve de textos e imágenes, con técnicas adecuadas para la lectura de ambas. Y por este motivo son libros inclusivos  (Estudio Erizo, s.f.)

FIGURA 4

Figura 3. Genoveva

Así observamos, en la figura 3. el interior del libro Genoveva, plantea un libro ilustrado por medio de una imagen táctil ya que tenemos a un lado el texto en tinta y braille, bajo la gama de colores blanco-negro y en la página siguiente su correlato ilustrado que solo reproduce lo que el texto ya indica.

Finalmente cabe señalar el trabajo de la Editora Nacional Braille y Libro Parlante quienes, durante el año 2017, editaron una serie de tiras de Mafalda, contando con la colaboración de Quino quien diseño sus propios dibujos en trazos más simples, para mayor aprehensión de ellos por parte de sus lectores ciegos. Aquí se constató un trabajo sobre la ilustración mediada por un constante testeo de personas ciegas que iban indicando la relación entre el dibujo y la imagen mental generada.

Figura 4. Mafalda en Braille

FIGURA 6

Figura 5. Mafalda en relieve

FIGURA 7

En México Ediciones Tecolote, publicó El libro negro de los colores que conjuga la historia creada por  Menena Cottin con las ilustraciones en relieve de Rosana Faría que intentan explicarle al lector no ciego como es que percibe el mundo la persona ciega. Este libro fue destacado con primer premio en la categoría Nuevos Horizontes, otorgado por la Feria del Libro Infantil de Bolonia en 2007.

Figura 6. Interior del libro

FIGURA 8

Este es un libro cuya forma es apaisada, en fondo negro, con dibujo en plateado. La guarda esta en negro absoluto, incluida la portadilla donde encontramos el título en tonalidades plateadas y transcrito al braille. Ya desde este comienzo tenemos la sensación de oscuridad, de figuras difusas. Figuras que a lo largo del libro van adquiriendo textura, que varía según los dibujos que acompañan la narración que nos adentra en un mundo de nuevas sensaciones donde los colores se describen por medio de figuras sinestesicas, lo que estaría en consonancia con la forma, la estrategia de Tomás, el amigo del narrador quien elabora estas figuras para explicarle a su amigo como percibe los colores: “Todos los colores le gustan a Tomás, porque los oye, los huele, los toca y los saborea”  (Cottin & Farías, 2008).

En Chile, las experiencias de libros infantiles tactiles son escasas, siempre de la mano de las iniciativas que buscan suplir las necesidades que el trabajo en la escuela demanda. Así nos encotramos, por ejemplo con la edición de Papelucho en braille  llevada a cabo por la Biblioteca Central para Ciegos, quienes desarrollan una importante labor de bibliotecaria y de imprenta al estar contastantemente apoyando la edicion de estas iniciativas.

Figura 7.Papelucho en Braille

FIGURA 9

También han apoyado la transcripcion al braille de El principito asociada con BNP Paribas Cardif y  Editorial Zig-zag para hacer llegar a las bibliotecas este version inclusiva de un libro clasico literario e infantil.

Figura 8. El principito en Braille

FIGURA 10

Otra labor llevada a cabo en este sentido es la realizada por Editorial Libro Imaginario quienes desde 2015 publican libros en tinta y braille rescatando el patrimonio literario y con un enfoque en aquella literatura que se estima esencial y a la que lectores ciegos deben tener acceso. Estas publicaciones son financiadas por medio de la asignación de fondos estatales. Son de distribución gratuita con especial enfoque en escuelas y asociaciones de personas ciegas.

Figura 9. Ediciones de Libro imaginario

figura 11

Figura 10. Treng Treng y Kai Kai. Libro Álbum Braille

52082315_10218701255349597_7226420648912879616_o

Hambre de libros inclusivos

Así, establecer una relación entre la edición de libros infantiles y la edición de libros braille atiende a la imperiosa necesidad de un público históricamente desatendido y comprendiendo, por lo tanto, la relevancia social de esta conjunción.

Para encontrar los puntos de comunión entre ambos tipos de libros se debe entender el ámbito de la literatura infantil como un fenómeno en desarrollo  desde el siglo XIX hasta la actualidad (a la par de los adelantos técnicos e industriales involucrados en la producción del libro y la meta-reflexión sobre los fines y medios de la literatura, así como, la ruptura entre los distintos ámbitos del arte y su convergencia y préstamos para enriquecer la producción artística). En tal contexto el libro infantil fue desarrollando sus temáticas, sus formatos, expandiendo sus fines y alcanzando un desarrollo que le permite hoy ser considerado como un real aporte al ámbito de la literatura en tanto género genuino y que trae a la palestra un público nuevo: el público infantil.

Por otro lado, y tomando en cuenta a este nuevo público, se consideró necesario cuestionar la idea de acceso igualitario ya que basta mirar el tipo de libros producidos históricamente para darse cuenta de que están pensados para un lector ideal. Un tipo de lector con capacidades físicas y cognitivas particulares y que excluye a los que no coinciden con estas.

También resulta de suma importancia reconocer una inteligencia táctil cuyo desarrollo necesita ser afianzado con insumos apropiados contribuyendo a la educación y acceso a la cultura de las personas ciegas. De alguna manera el desarrollo de la didáctica de la educación del niño ciego y  el avance de la literatura infantil va llegando a un punto en que el encuentro entre ambos parece inminente y enorme la potencialidad de esta unión ya que, por medio del desarrollo de la materialidad del libro infantil, se puede acceder a un soporte que se aviene con el libro braille ya que existe una expansión de la percepción y apropiación del libro, desde lo exclusivamente visual a lo táctil . Y este parece ser el puente entre ambos soportes y la contribución a una praxis inclusiva en nuestra sociedad.

Así lo muestran las diferentes experiencias editoriales descritas. Ellas dan cuenta de la labor social que le compete a la industria editorial, la responsabilidad para con un amplio y diverso público lector, así como la reflexión en torno a la manera de hacer convivir códigos, formas y elementos estéticos y materiales. Estas experiencias nos señalan la posibilidad real de generar un mercado que sea aporte al ámbito de la lectura infantil para niños ciegos.

De igual forma no se desconocen  las dificultades que la socialización de estos libros tiene, tales como, el valor que implica su manufactura, la escasa o nula presencia de editoriales produciendo libros braille para niños y menos su presencia en librerías y que, si bien no es exclusiva de este tipo de libros (ya que editoriales independientes o sin mayores red de contactos tampoco cuenta con una gran visibilización y socialización de sus libros) tiene una repercusión que tiende a encapsular al lector ciego ya que los libros a los que tienen acceso son pocos o están al alero de las necesidades particulares que anula la posibilidad de elección, de indagación por un amplio campo de libros. A esto se la ha denominado como una “hambre de libros” por parte de la Unión mundial de ciegos (Lecuona, 2014, p 2).

Aun así, las experiencias editoriales o de impresores que intentan aumentar el número y tipo de libros editados para personas ciegas sigue siendo un ejemplo a seguir y también un desafío de estudio y trabajo en torno a la lectura en braille que sin duda puede abrirse al debate y donde este artículo pretende ser un humilde aporte a la reflexión sobre el vínculo entre el libro infantil y el libro braille quienes pueden hermanarse desde su materialidad y romper las barreras de la exclusión y omisión de un público ávido de lecturas.

Trabajos citados


Cervera, J. (1989). En torno a la literatura infantil . CAUCE, 157-168.

Colomer, T. (2008). Capítulo 2: La evolución histórica de la literatura infantil y juvenil . En T. Colomer, Introducción a la literatura intantil y juvenil (págs. 63-108). Madrid: Sintesis.

Correa, M. d. (2017). Imágenes que podemos tocar. Santiago : Universidad Tecnológica Metropolitana .

Cottin, M., & Farías, R. (2008). El libro negro de los colores . México: Tecolote.

Estudio Erizo. (s.f.). Estudio Erizo. Obtenido de http://www.estudioerizo.com

Lecuona, M. L. (2014). Informe sobre ciegos, libros y tecnologías. Buenos Aires : Congreso Iberoamericano de ciencia, tecnología, innovacion y Educación.

Martinez-Liébana, I., & Polo, D. (2004). Guía didactica para la lectoescritura en Braille. Madrid: ONCE.

Shulevitz, U. (1999). ¿Qué es un libro álbum? En J. I. Muñoz-Tébar, M. C. Silva-Díaz, & M. F. Castillo, El libro-álbum: invención y evolución de un género para niños (págs. 8-13). Caracas: Banco del libro .

Vásquez, F. (2014). Elementos para una lectura del libro álbum. Enunciacion, 333-345.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s